¡Cuida tus palabras! 

Decía san Basilio que todo discurso que no ayuda a ser mejor es inútil. Hay padres que “aporrean” a propios y extraños, y más a sus hijos, con toneladas de reprimendas y consejos que no valen nada. ¿Por qué? Porque cualquier palabra, consejo o discurso que humilla, no cura sino que hiere.

Las palabras que dirigimos a los demás deben ser bálsamo que hagan reflexionar y no exasperar. Si a un niño que se le ha roto un juguete en vez de decirle que le vamos ayudar a arreglarlo, le reprendemos, estamos aumentando su dolor de pérdida.

- ¿Antes de hablar piensa lo que va a decir?

- ¿Consuelan o entristecen sus palabras?

Palabras limpias y abiertas a los demás; corazón comprensible a los que sufren; aguante ante las palabras y actos desagradables, pero quiero valentía para exigirme más amor y entrega a Dios y a los que me rodean.  

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022