24 de febrero de 2022

¡Dios no castiga! 

El capellán de un hospital se acerca a una cama donde hay un soldado con cara de sufrimiento. El soldado está sin piernas y sin manos, y culpándose por ello.

“Mis compañeros y yo, de camino, nos encontramos con un crucifijo. Yo le corté los brazos y las piernas a Cristo, entre risas y burlas. Al regresar al campamento sufrimos un ataque y… me he quedado sin manos ni piernas. Es el precio de mi pecado”.

No, el precio de nuestros pecados lo pagó, y lo sigue pagando, Cristo. Dios no es un juez justiciero. El “ojo por ojo, diente por diente” no entra en el Amor de Dios.

- ¿Toma usted el nombre de Dios en vano?

- ¿Pones por encima de la justicia el amor?

Con los criterios que juzgues a los demás ¿te juzgas a ti? La medida que usas contigo, úsala con los demás. No exijas a los demás lo que no te exiges a ti.

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022