28 de marzo de 2022

¡Abre tus alas y lánzate! 

En los nidos de los aguiluchos sucede una cosa bien extraña cuando les crecen ya las plumas lo suficiente para poder volar. Por mucho que ellos vean entrar y salir a sus padres y volar alrededor del nido, no se animan a tender ellos mismos las alas. Están dispuestos a dejarse cuidar toda la vida. ¿Qué hacen entonces las águilas ante esta falta de valor de sus pequeñuelos? Algo difícil de imaginar... Tiran a sus hijos sin compasión del nido, y los aguiluchos, al tender forzosamente las alas, experimentan seguramente con gran sorpresa y muchísima alegría que también ellos están capacitados, lo mismo que sus padres, para alcanzar con el vuelo soberbias alturas.

Como las águilas con sus pequeñuelos, así suele proceder la providencia, en su sabiduría, con los hijos de los hombres...

- ¿Esperas que todo te lo resuelva Dios?

- ¿Vives como águila o como gallina?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022