Ser llovizna.

Hay personas que proclaman que Europa necesita un terremoto espiritual para salir de la modorra semipagana que la está llevando a desequilibrios. Lo que sucede es que Dios nunca se manifiesta en terremotos, sino en susurros. Para que los corazones se empapen de Cristo hay que ofrecerlo como llovizna. Una fuerte lluvia empapa la tierra menos que una llovizna prolongada.

Los cristianos son llovizna de Cristo cuando aman su cristianismo. Si para amar a los demás hay que amarse antes a uno mismo, para ser un buen cristiano hay que sentirse gozoso de ser cristiano. Si tú eres cristiano y estás convencido que la mayor fuerza de amor y bien es el cristianismo, serás fuerza de Cristo, susurro de amor, paz y hermandad con todas las personas.

- ¿Eres “llovizna” de Cristo?

- ¿Te sientes orgulloso de ser cristiano?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022