26 de abril de 2022

¡Salvar, no condenar!

Ortega y Gasset hablaba de esos hombres “que cuando pierden la alegría, el alma se retira a un rincón del cuerpo y allí se hace su guarida”.

¿Por qué se pierde la alegría?

Un hombre era dueño de un hermoso jardín donde los niños jugaban y los mayores disfrutaban de la hermosura y fragancia de las flores. El dueño levantó un muro alrededor de su jardín para impedir que las personas lo disfrutaran. Al poco tiempo las plantas comenzaron a estar mustias hasta perderse. El egoísmo del dueño fue la causa de la pérdida de la alegría de niños, mayores y del propio jardín.

La vida no se puede encerrar, y menos entre paredes de egoísmo. Y condenar es siempre encerrar el amor y el perdón.

- ¿Pierdes con frecuencia la alegría?

- ¿Eres un hermoso jardín encerrado en paredes de egoísmo?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

13 de julio de 2022

Folleto Cuaresma 2022