8 de junio de 2022

Cristo es para compartir, no para ayunar. 

En el lenguaje simbólico oriental, la boda simbolizaba el tiempo de salud, y los días del Mesías, lo describían la literatura rabínica, como festejos de boda. Así que Cristo se presenta como el novio, como el portador de todas las alegrías de salvación. Si los cristianos son los amigos del Novio, deben estar alegres, no tristes ni ayunar.

Un cristiano no es un trozo de tela para tapar un agujero de un mundo viejo. Un cristiano aporta al mundo, no remiendos, sino vida nueva. La manera de pensar y actuar del mismo Cristo.

- ¿Qué necesitan los hambrientos? ¿Dinero? ¿Fama? ¿Ropa? ¡No! Lo que necesitan son alimentos.

- ¿Qué necesitan los sedientos? ¿Acciones en bolsa? ¡No! Necesitan agua.

- ¿Qué necesitan los tristes? ¿Lamentos? ¿Reproches? ¿Abandonos? ¡No! Necesitan compañía alegre que les haga sentirse queridos.

El cristiano como Jesús, está en la sociedad para compartir su Fe, Esperanza y Caridad, no para ayunar de alegría.

- ¿Compartes lo bueno de ti?

- ¿Eres alegría o tristeza para los que conviven contigo?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022