9 de agosto de 2022

¡Los sabiondos repelen!

Contra los maridos sabiondos. Ser sabios es bueno, muy bueno; ser "sabiondo" es pésimo, porque el sabiondo es soberbio. Kierkegaard decía: "El soberbio acaba consumiéndose a sí mismo como la bruja de la fábula, que acabó comiéndose su propio estómago". Ser “Sabiondo” es muy perjudicial para el amor, porque se cae en la idolatría al considerarse un dios. Las mujeres no quieren dioses, ni hombre con cabeza Biblioteca, ni loros repetidores de lo leído y visto. Quieren esposos con los que intercambiar opiniones, pareceres... ¿Se cree usted más "listillo" que su esposa? ¿Va por ahí presumiendo de lo que sabe?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022