16 de septiembre de 2022

¡Justicia, justicia! 

Melchor de Santa Cruz tiene un relato llamado “Justicias del rey D. Pedro”.

Un sacerdote de Sevilla mató a un zapatero de la misma ciudad. El sacerdote fue condenado a un año sin poder celebrar misa. El hijo del zapatero acudió al rey que se encontraba en Sevilla. El rey le dijo:

- Mata al asesino de tu padre y yo te haré justicia.

El día del Corpus Christi, en la procesión, el joven zapatero mató al sacerdote. Fue detenido y el rey preguntó: “¿Qué castigo recibió el sacerdote asesino? Un año sin poder celebrar misa. Pues yo castigo al joven asesino a un año sin poder trabajar de zapatero.

“Ojo por ojo, diente por diente”, era la ley del A. Testamento, y la que le gusta a la mayoría de la gente, menos cuando los agresores son ellos y buscan el perdón.

- ¿Eres partidario de la ley del “ojo por ojo”?

- ¿Aceptas que te hagan a ti lo que tú has hecho?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Folleto Cuaresma 2022

8 de noviembre de 2021

23 de febrero de 2022