11 de noviembre de 2022

La envidia es una manifestación de inferioridad.

El envidioso es como un gusano que quiere roer al que envidia.

-         Manuel, ¿es usted algo envidioso?

-         ¡No! Tengo mis defectos, pero no el de la envidia. Tampoco tengo tiempo para ejercer de envidioso.

-         ¿Cómo?

-         El envidioso se pasa todo el tiempo intentando meter cizaña entre familiares, amigos y conocidos. Difama y acusa. Además es astuto, pues llega a transformar la mentira en verdad, o a que los demás la tomen como verdad. Santo Tomás de Aquino decía que la madre de la envidia es la soberbia, y sus hijas, el odio y la murmuración.

Y usted...

-         ¿Es usted envidioso?

-         ¿Difama a quien le cae mal?

Hágase el propósito, hoy, de no murmurar de nadie aunque lo hagan de usted.

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

Folleto Cuaresma 2022

13 de julio de 2022