9 de noviembre de 2022

- ¿De qué viene riéndose, Manuel?

- Del efecto boomerang.

- ¿Cómo?

- Un señor cogió un ladrillo, lo sujetó a una cuerda elástica para cuando se enfadara con alguien lanzárselo y que el ladrillo después de golpear al otro, volviera a él.

Al primero que le llevó la contraria se lo lanzó y antes de lo esperado la cuerda le devolvió el ladrillo con la mala suerte que le golpeó su propia cabeza. La mujer lo tuvo que llevar a urgencias y con algo de sorna le dijo: “Si cada vez que me lanzas a mí un ladrillo de enfado, mal genio o gestos violentos tuviesen efecto boomerang, ya no tendrías cabeza”.

- ¿Y eso le parece gracioso?

- Mucho, pues existe el efecto boomerang. Todo lo que criticamos, calumniamos o el mal genio que lanzamos a los demás, aunque no lo creamos, lo sufrimos nosotros.

¿Y usted?

- ¿Qué ocurriría si todo lo que usted dice o hace tuviese efecto boomerang?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

Folleto Cuaresma 2022

13 de julio de 2022