16 de diciembre de 2022

16 dic. Jn 5, 33-36

Señor, Eileen Egan era una laica que colaboró con las Misioneras de la Caridad durante 30 años. Y cuenta unas experiencias con la Madre Teresa, en su libro Esta visión de la calle.

Dice que un día, después de haber estado hablando de problemas, la Madre Teresa me dijo: «Todo es un “problema”. ¿Por qué no llamarlo un regalo?». Y así, hicieron un pequeño cambio en su vocabulario.

Poco después, tenían que volar de Vancouver a Nueva York. Se llevaron un disgusto cuando les dijeron que el vuelo iba a sufrir una larga demora, y ella fue a comunicarle este «problema». Entonces, le dijo: «Madre, tengo que hablarle de un regalo. Tenemos que aguardar aquí cuatro horas, y no llegará usted al convento hasta muy tarde». La Madre Teresa, allí mismo, en el aeropuerto, se puso a leer su libro favorito de meditaciones.

Desde aquel momento, las noticias que suponían contratiempos o dificultades se transmitían diciendo: «Tenemos un pequeño regalo» o «Hoy tenemos un regalo muy especial». Aparecían sonrisas, a veces forzadas, ante situaciones que antes hubieran sido mencionadas con la amarga palabra, problemas.

Señor, yo también quiero ver regalos donde hay contratiempos, verlo como oportunidades para ejercitarme en la paciencia y fortalecerme en la búsqueda de soluciones.

Estad siempre alegres, orad sin cesar,

dad gracias a Dios por todo. 1 Tesalonicenses 5, 16

¿Estás dispuesto a aceptar los «problemas» como «regalos»?

¿Das gracias a Dios en todas las circunstancias?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

Folleto Cuaresma 2022

13 de julio de 2022