21 de diciembre de 2022

21 dic. Lc 1, 39-45

Es tan grande el motivo que tengo para alegrarme en ti, 

que me alegraré amándote y alabándote cuanto pueda. 

A la gente le gustan las fiestas, se alegra con los días festivos, 

adorna sus casas y sus vestidos y da grandes banquetes.

¡Tú eres, Señor, nuestra fiesta!

Necesitamos purificar nuestro corazón

y llevar a nuestras casas, por tu amor,

a los pobres que nos lo pidan. 

Abre, Señor, las entradas y puertas de mi casa para que me llene del gozo y la alegría que debemos tener por tu existencia.

¡Fuente de vida y libertad!

¡Quien quiera alegrarse y llenarse de gozo, que venga a mi porque me encontrará tan lleno de alegría como el manantial lo está de agua!

Señor, tú me has dado tantos dones que mi corazón nada en gozo y alegría como un pez nada en el mar. 

Que donde yo vaya, lo haga con alegría, adonde me dirija sea con gozo, Señor, porque estoy en ti y tú eres todo gozo y alegría.

Gloria y bendición eterna a ti, Señor,

esperanza de los justos

y misericordia de los pecadores.


- ¿Has hecho de tu corazón Belén (casa de pan)?

- ¿Has desocupado tu corazón de superficialidades, para dejarle a Jesús habitar en Él?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

Folleto Cuaresma 2022

13 de julio de 2022