5 de abrl de 2023 Miércoles santo ¿Cuál es tu precio?

Mateo 26, 14-25 Entonces uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue donde los sumos sacerdotes, y les dijo: ¿Qué queréis darme, y yo os lo entregaré? Ellos le asignaron treinta monedas de plata. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!» Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: ¿Soy yo acaso, Rabbí? Dícele: Sí, tú lo has dicho.

Pon en Dios toda tu confianza y sea Él, el objeto de tu veneración y de tu amor. El responderá por ti y todo lo hará bien, como mejor convenga.  (Imitación de Cristo, II, 1,23).

Pero los Apóstoles, en medio de las persecuciones, mantuvieron en Cristo la paz, sin abandonarle, por el contrario, buscaron refugio en El [...]. En ellos se cumplió lo que les había dicho: tened confianza, yo he vencido al mundo. Confiaron y vencieron. ¿Por quién vencieron sino por El?

Nadie confíe en sí mismo al hablar; nadie confíe en sus propias fuerzas al sufrir la prueba, ya que si hablamos con rectitud y prudencia nuestra sabiduría proviene de Dios, y si sufrimos los males con fortaleza nuestra paciencia es también don suyo

Dios no manda imposibles, sino que al mandar avisa que hagas lo que puedas y pidas lo que no puedas y ayuda para que puedas

De la miseria del hombre está llena toda la tierra, y de la misericordia de Dios está llena la tierra. Lo mismo los desventurados que los felices, todos necesitan de Dios (San Agustín).

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Real o artificial?

13 de julio de 2022

Cuaresma